viernes, 7 de enero de 2011

Playa interna

Hace tiempo salí de viaje en una pequeña canoa. Remé durante mucho tiempo, bajo soles, lluvias y estrellas. Me dejé llevar por el viento y los mares.
Hace tiempo que sentía ganas de descansar. Hacía días que venía observando el horizonte desde lejos, que se iba acercando. Sin darme cuenta, fui llegando a la costa y encontré una playa luminosa, silenciosa y serena. Totalmente deshabitada. Descendí de la canoa y me tendí de espaldas, con los brazos abiertos sobre la arena, de cara al sol. Respiré. Sin darme cuenta, me quedé dormida. Hasta hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todxs lxs : mujeres hombres niños viejos profesores     deben jugar.