miércoles, 5 de enero de 2011

Ensalada de tomates

El objetivo de esta entrada es proponer una pequeña experiencia visual. Preparen una ensalada de tomates, condimentando a gusto, con sal y aceite, y después de saborearla lentamente, observen los restos del líquido que queda, esos anillos concéntricos en donde juegan con la luz el agua del tomate y el aceite, descomponiéndola en iridiscencias diminutas. Sólo eso. Después, pueden irse a dormir.

6 comentarios:

  1. En 1979, cuando trabajaba en una agencia de publicidad, conocí un personaje -tipógrafo- que experimentaba con maquetas de átomos que sumergía en una pileta con agua y jabón. Según él, estudiando las iridiscencias de la espuma adherida a la maqueta se podían "leer" los secretos de la materia. Lo del tomate abre nuevos horizontes.

    ResponderEliminar
  2. Puede ser, aunque mi intención no va tan lejos, sólo apunta a compartir lo bella que me parece desde hace tiempo esa simple experiencia, ya voy a tratar de ir experimentando en la fotografía para captar esas imágenes, son muy hermosas. Hay que dejar que actúen solas sobre nosotros, por eso lo de irse a dormir después, muy calladamente.

    ResponderEliminar
  3. Me quedé pensando en tu comentario, y en la posibilidad de encontrar analogías entre las ondas del líquido y la estructura de la materia. No voy a opinar como científica. Lo único que puedo decir es que tal vez, observando los restos de una ensalada de tomate podrías encontrar algún sincronismo con alguna estructura de tu vida (creo que en algo similar debe basarse la lectura de la borra del café). No obstante, el dedicarse a este tipo de experiencias tiene sus riesgos y compromisos, y deben hacerse con responsabilidad, asumiéndolos, de lo contrario, creo que puede perderse el camino de regreso a casa.

    ResponderEliminar
  4. "En la percepción de la forma está el germen de la formación de los conceptos." R. Arnheim

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Gracias a Claudia por invitarme a este blog!.
    Leí atentamente algunos post y los comentarios sobre la belleza al paso que encontraron en el plato cotidiano, anónimo.
    Les envidio el tiempo y la mirada!
    Jorge

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus lecturas y tu comentario, Jorge. Me quedé pensando en la relación entre el tiempo y la mirada, y salió el post que sigue,
    saludos!

    ResponderEliminar

Todxs lxs : mujeres hombres niños viejos profesores     deben jugar.