viernes, 2 de junio de 2017

Caminata urbana

En Buenos Aires se camina muy rápido. Todos estamos apurados por llegar a algún lado. Aunque se quiera caminar despacio, la multitud imprime su ritmo y eso agota. Y paradójicamente, el destino del viaje se aleja. Qué hago en esos casos? Caminar más lento. Sentir el apoyo de los pies sobre el cemento en cada paso y buscar contactar con la tierra, que escondida sigue estando. Entonces respiro. E inevitablemente, sonrío. Si es bajo el sol, mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario