sábado, 20 de septiembre de 2014

1 comentario:

  1. Entreveo una mujer de rodillas, con el torso erguido, la cabeza ligeramente inclinada. Su colorido interior es tan intenso, que emerge de ella y la envuelve. Me dan ganas de cazarla, como a una mariposa, o a una estrella.

    ResponderEliminar

Todxs lxs : mujeres hombres niños viejos profesores     deben jugar.