martes, 20 de mayo de 2014

Agua y piedra

Hoy me desperté y sentí que en la noche, una mano cálida y fuerte había enjuagado con agua limpia hasta el último rastro de tristeza de mi corazón, y lo había puesto con cuidado sobre una piedra, a secarse al sol de la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todxs lxs : mujeres hombres niños viejos profesores     deben jugar.