martes, 16 de julio de 2013

Tonos en el dibujo

La interacción de la mano con el lápiz puede ser una de las formas posibles de experimentar las variaciones del tono. Yendo de lo más intenso a lo más sutil, transitando una gama de variaciones de presión del lápiz sobre el papel, que tienen su correlato en un cierto tono emocional, que va variando al mismo tiempo. Finalmente, después de un rato de ir y venir, la cabeza se abandona y el dibujo nace.

2 comentarios:

  1. Revisitando el blog, me detuve en las palabras finales: "Finalmente, después de un rato de ir y venir, la cabeza se abandona y el dibujo nace."
    En un extremo la cabeza -la idea- y en el otro la mano. Y es precisamente la mano la que de verdad "piensa" cuando de hacer visible lo invisible se trata. El gesto es el dibujo.

    ResponderEliminar
  2. En estos días, estuve pensando en que pensamos con todo el cuerpo, con los huesos, los músculos, las articulaciones, las vísceras. Cuando los fluídos circulan armoniosamente, mejor calidad de pensamientos. Dibujaremos mejor?

    ResponderEliminar