domingo, 2 de octubre de 2011

De espaldas a la vida

Volvía en colectivo de los bosques de Palermo, viendo cómo se transformaban con las cuadras los barrios y la gente. Los deportistas eran reemplazados por gente bien vestida en los cafés, los barrios más exclusivos se convertían en populares, y así todo se iba mezclando. Hasta que me llamó la atención la actitud de una mujer, sentada en la vereda de un café. Con mucha ropa encima, el cuerpo encogido, y sentada de espaldas a la circulación del resto de la gente. De espaldas a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario